13-21 noviembre 2019

FESTIVAL

Sobre nosotros

LA PREHISTORIA DE FANCINE

En 1990 la Universidad de Málaga decide celebrar una muestra de cine fantástico. Aún no se llamaba “Fancine”, ni era por supuesto un festival, ni tan siquiera tenía vocación de continuar al año siguiente. Pero una extraordinaria acogida por parte del público llevó a la organización a plantearse repetir al año siguiente.

Este fue el inicio de lo que durante años se denominó “Semana de Cine Fantástico de la Universidad de Málaga”. Y así se mantuvo hasta 1997.

Será en ese año cuando se decida añadir a su denominación el adjetivo “internacional”. Esto supone un primer salto cualitativo, que permitió a este evento comenzar a hacerse visible en el panorama de muestras y festivales del género en Europa, pasando a formar parte de la European Fantastic Film Festivals Federation (hoy Méliès International Festivals Federation). Aumenta el número de películas en la programación y se incluye una sección competitiva. Poco a poco, se iba configurando como un auténtico festival de cine. Solo que aún no se le llamaba así.

LA HISTORIA DE FANCINE

Será en 2008 cuando esto cambie. Una nueva denominación, Festival de Cine Fantástico de la Universidad de Málaga, y una nueva marca, Fancine, supondrán un nuevo hito evolutivo. Algo más que un cambio de nombre, porque la adopción del término “festival” conllevó por un lado la consolidación de su sección competitiva y la búsqueda en todo momento de proyecciones de calidad que nutrieran el resto de sus secciones, y por otro que las actividades paralelas se convirtiesen en un complemento imprescindible al de la programación de las películas.

Hoy, Fancine es sencillamente el Festival de Cine Fantástico de Málaga. Uno de los más importantes festivales de cine fantástico y de terror de cuantos se celebran en España y con una creciente proyección que traspasa sus fronteras nacionales, situándose como un referente de cine de calidad dentro de su género.

LA INTRAHISTORIA DE FANCINE

Las decisiones que se fueron tomando y que marcaron esta evolución histórica encontraron su empuje desde las bases del propio festival. Un equipo de personas entusiastas, amantes del séptimo arte en su más amplio sentido y del cine de género en particular. Universitarios en su mayoría que pusieron y ponen a diario ilusión, esfuerzo y entrega para que año tras año se produzca el milagro de que una universidad pública se atreva a apostar por un festival como el nuestro.

Propulsé par FestiCiné